La cuarta ley espiritual del éxito: la ley del mínimo esfuerzo

//La cuarta ley espiritual del éxito: la ley del mínimo esfuerzo

La cuarta ley espiritual del éxito: la ley del mínimo esfuerzo

No digas no, fluye con la corriente. 

Todo en la naturaleza sigue esta ley. Todo funciona con el mínimo esfuerzo. Los pájaros no se esfuerzan para volar, vuelan. Las flores no se esfuerzan para florecer,  florecen. La Tierra gira en torno al sol sin esfuerzo. La inteligencia de la naturaleza funciona fácilmente y sin esfuerzo y cuando estamos alineados con las leyes naturales, nuestra vida fluye también así.

Por tanto, no busquemos fuera de nosotros cuando nuestros sueños no se hacen realidad sino que debemos preguntarnos cómo alinearnos con estas leyes naturales.

Nos han enseñado en las escuelas todo lo contrario. Esfuérzate nos decían constantemente. Pero así no funciona la naturaleza.

¿Cómo ponemos en práctica la ley del mínimo esfuerzo? Siguiendo estos tres pasos:

  • Aceptación

    Hay que aceptar todas las situaciones, las personas y las circunstancias tal como son por que todo el universo es tal como es.

    No aceptar sería como querer parar el mundo. Es imposible. Todos los momentos del pasado nos han llevado hasta el momento presente. Por tanto debemos aceptar el momento presente de forma plena.

    Esto no implica que no tengamos deseos de cambiar las cosas en el futuro, pero en este momento debemos aceptarlas tal como son, para poder transformarlas después.

  • Responsabilidad

    Como acepto las cosas tal com son, asumo mi responsabilidad en cada situación. Por eso no me quejaré de nada ni de nadie por las situaciones que no me gusten. Tampoco daré la culpa a los demás ni a mí mismo de cualquier cosa que pase.

    La responsabilidad nos da la habilidad para dar respuesta en cada momento.

  • Indefensión

    Desiste de convencer o persuadir a los demás de tu punto de vista. Respeta el espacio mental de otras personas. No pienses que tus ideas son mejores o superiores a las de otras personas y ábrete a todos los puntos de vista.

    En el mundo en que vivimos, tendemos a invadir el espacio mental de otras personas constantemente. Dejar de hacerlo libera una gran cantidad de energía.

¿Qué esencia puede ayudarnos a conectar con esta ley? Ésta es mi sugerencia:

Black-eyed Susan (Tetratheca ericifolia)

Imagen cortesía de Australian Bush Flower Essences

Muy útil para las personas muy activas y estresadas, que constantmente se esfuerzan mucho para conseguir resultados. La esencia les permite relajarse para permitir que todo fluya con el mínimo esfuerzo.

En el próximo post hablo de la quinta ley espiritual del éxito, la ley de la intención y el deseo.

Espero tus comentarios. Puedes compartir este post también en tus redes sociales. ¡Hasta pronto!

¿Quieres conseguir tus objetivos?

Subscríbete a mi blog y consigue acceso inmediato a una valiosa herramienta de mis clientes de coaching:

“¿Cómo crear abundancia en nuestro negocio con el principio de polaridad?”

By |2018-03-01T14:50:36+00:00diciembre 4th, 2017|Leyes espirituales|1 Comment

One Comment

  1. Carmen 12/12/2017 at 6:04 pm

    Que interesante y que aliviador este post, muchas gracias Montserrat!

Comments are closed.

MailChimp Signup Form